Muchas veces tengo que explicar de qué va mi proyecto. Lo cierto es que últimamente repito como un loro un monólogo. Pero eso no es el proyecto. Tampoco son los elevador pitch. Ni las Spin-off , ni los venture capital , ni los summits, ni las rondas de inversión, ni las valoraciones, ni las aceleradoras ni…

Mi proyecto es ilusión, es trabajo en equipo, es confianza, es apostarlo todo al rojo, es que no hace falta pedir porque la gente te lo ofrece, es construir valores, es acariciar el éxito, es convertir un sueño en una concha de mejillón comestible.

Hace menos de dos años decidí dedicarme a un sueño. Lo aposté todo al rojo. Y decidí que, aunque la situación no era la adecuada y se podía prever que perdería a algunas personas, lo que quería hacer con mi vida era luchar por algo grande.

He tenido nuevos acompañantes. He recorrido un largo camino sin un destino claro, con muchos cruces en los que la cabeza pedía una cosa y el corazón otra. He vivido otra vez al limite. Pero esta vez,…

Hoy tengo muchas fichas con las que construir el puzzle que es  mi proyecto. El cerebro pide unas cosas y el corazón sigue a su bola con otras. Seguiré fiel a las decisiones que me han traído hasta aquí .

Creo en una manera diferente de hacer las cosas. Creo que cada vez es más posible conseguir los sueños. Creo que hay una luz. Creo…

El futuro no se vislumbra más allá de tres o cuatro meses aún. Pero serán plenos e ilusionantes. Luchar como titanes es la única opción. Y yo marcaré la dirección el primero.